dijous, 27 de gener de 2011

Degradación moral

Es difícil a estas alturas que nada nos sorprenda de la larga noche que fue la dictadura franquista. El nuevo episodio de compra de niños, primero por razones ideológicas i después como negocio mafioso organizado, sólo es una muestra más de la degradación moral, la falta de escrúpulos i la corrupción generalizada que es una dictadura.
¿Cuantas sorpresas nos tiene todavía guardadas la recuperación de la memoria histórica?
¿No deberían estos episodios hacernos valorar más la democracia?