dissabte, 14 de gener de 2012

La inconsistente levedad



Supongo que alguna gracia debe tener,  pero yo, ni esforzándome, soy capaz de verla.
Sus comparecencias después de los consejos de ministros son una demostración palpable de su inconsistencia. El nuevo look no corrige eses aire de marisabidilla, que intenta compensar con altanería su desconocimiento de los temas. De todas formas es joven, igual aprende.
No creo que sea sectarismo por mi parte verla a años luz de las dos últimas vicepresidentas, tanto María Teresa  como  Elena fueron un modelo de saber estar i solvencia.