dissabte, 8 de novembre de 2008

...Y 100


...”a los veinte años era poco más o menos lo que soy ahora, pero sin consistencia”.

... “con una mezcla de reserva y de audacia, de sometimiento y rebelión cuidadosamente concertados, de exigencia extrema y prudentes concesiones, he llegado finalmente a aceptarme a mi mismo”

(Adriano según Yourcenar)


Parece que fué ayer y en realidad fue ayer.
Sólo hace 7 meses que esto empezó a andar, el 30 de marzo, exactamente, “colgué” un primer escrito de prueba.
Mis conocimientos de como funcionaba un blogg eran ningunos, la primera versión fue un “regalo”, medio en broma, de Ignasi. Con el tiempo, se ha convertido en un juguete, muchas veces divertido y otras perverso, con el que he conseguido una cierta habilidad.
Los cambios del tipo y tamaño de letra, los colores, la incorporación de fotos o de enlaces, por no hablar de las multiples opciones de diseños ya estandarizados, abren un amplisimo abanico de posibilidades y colman si no eres muy exigente ( y yo en este tema no puedo serlo) incluso tus veleidades diseñadoras.
Pero evidentemente la motivación fundamental es escribir. ¿Que nos lleva, aparte de un cierto “autovoyeurismo” o afán exhibicionista a escribir?, ¿para quien escribimos?, ¿importa que nos lean?.
En una de las primeras entradas del blogg, decia que tenia ganas de hablar de muchas cosas, muchas más de las publicables en los medios locales. Es verdad que muchas semanas, por razones obvias, te quedabas con las ganas de dar tu opinión , de contestar a opiniones ajenas o de manifestestar tus sentimientos.
Con toda seguridad el “Bloc de notes” ha cubierto esta función, pero también muchas más: Tener un medio a tu entera disposició sin otra limitación que tus propias posibilidades, es un lujo hasta hace poco impensable, que me ha ha llevado a recuperar una parte del pasado: escribir por escribir, opinar y compartir todo aquello que te motiva de manera cotidiana, la política, la economía, la literatura, la música...., con la única limitació del pudor de exponerte en un escaparate limitado pero público.
Los bloggs, y en Castellar hay unos cuantos, también se han convertido en un intrumento de debate político. No sé si és la parte que más me gusta, pero, en cualquier caso, han suplido déficits de foros que, quizás por una cierta incapacidad colectiva, no hemos sabido crear.
A nivel personal ha sido un elemento enriquecedor: escribir, por lo general, obliga a pensar, a profundizar y a ordenar tus ideas sobre un tema, a expresarlo en orden y acotado a un número limitado de palabras.
Y en un caso, como el mio, de limitaciones lingüísticas, con la ayuda inestimable de Rosa, ir acercandome a un catalán más o menos estandard.
Esta es la entrada que hace cien, lo placentero de la experiencia augura una larga continuidad.

1 comentari:

Anònim ha dit...

Hola y felicidades por tus cien.
Compruebo con agrado que recuperar la habilidad de saber expresar aquello que uno piensa o siente es agradable al tiempo que esclarecedor. Miro ,no con cierta envidia la locuacidad de los que hablan con las palabras y con los pensammientos.
Un brindis (especial) por esos cien.