diumenge, 17 de juliol de 2011

El espantoso futuro del héroe

Interesante artículo de Julián Marías, que con la excusa de la probable muerte definitiva del western, analiza un género cinematográfico que, considera, hoy sería políticamente incorrecto.
En los grandes títulos del género la gente siente, odia, mata y dedica toda una vida a vengarse.
Como afirma el artículo: “tal vez ha llegado una época tan pusilánime que ni siquiera tolera ya bien las historias serias de otros tiempos, cuando los hombres eran menos respetuosos de la ley y menos obedientes y justos, pero también más complejos, más contradictorios y más profundos”.

1 comentari:

Anònim ha dit...

¿Y hay que odiar, “matar” y dedicarse a la venganza ? Espero que la contradicción no sea el signo de profundidad. (no siempre es así).

La falta de emoción, de expresión de los sentimientos para llegar a los realzados en un, políticamente correcto, enfría a los espectadores.

Se expresan aquellos sentimientos que, en otros momentos, se consideraban “machistas, militaristas, egoistas y muchos “istas” más....
Ahora sólo con las notícias ya se obtiene todas las dosis necesarias de “macho”(mismo concepto actual), “droga (antes acohol y tabaco), corrupción (esto es por siglos de los siglos).
Y a pesar de todo no se encuentra al bueno de la película, así que, mejor no llamar al enemigo, no sea de que nos descubra. Si no hay buenos , los malos campan a sus anchas.

En principio el artículo solo habla de los hombres y sus sentimientos, pero,¿ y las mujeres?, parece que no existen, pero están siempre presentes.
Las mujeres salen mejor paradas que los hombres en general, autónomas (independientemente de la profesión), duras hasta que se enamoran del hombre,a veces equivocado, a veces el hombre de su vida. Les ayudan a mejorar y participan en todas las tareas, siempre que sea necesario(incluso disparan). No hay números clausus.

Però también se muestra la discriminación,de lo que “sea”, el poder y las relaciones entre poderosos. Y cualquiera que puedas imaginar.
Los pobres solo se juntan para pedir justícia, y no siempre.

¿Es esto lo que queremos todos? Amor, felicidad y justícia.

Bien, vaya rollo, pero era necesario para expresar “un poquito “ mis pensa/sentimientos.

Olga