dijous, 10 de setembre de 2009

Delicias turcas 2

Uno de los temas que más me ha sorprendido de Turquia es el papel de la religión.
La gran mayoria de turcos son creyentes y musulmanes sunnies. La presencia de mezquitas es muy superior al de iglesias en España y da la impresión de que la gente es más practicante de sus ritos de lo que somos aquí.
Los cantos desde los minaretes (hoy con megafonia) llamando a la oración, simulteamete desde mezquitas cercanas, suena exótico i atractivo, especialment al anochecer. Dentro de las mezquitas llenas de alfombras, la gente, descalza, es respectuosa y silenciosa.
La presencia de signos externos especialmete en las ciudades, es menor de lo esperado, los hiyab conviven de forma natural y en franca ninoria con la forma de vestir occidental. Me dicen que en Estambul se han incrementado fruto de las migraciones procedentes de la Turquia rural.
Pero esta religiosidad es compatible con un estado laico que prohibe los signos religiosos, incluido el hiyab, en las escuelas, en la universidad y en la administració.
Probablemente esta situació es fruto de un peculiar proceso histórico y del papel singular que ha jugado el ejercito, pero esto será motivo de otro articulo.

2 comentaris:

Blanca ha dit...

"Los cantos desde los minaretes (hoy con megafonia) llamando a la oración, simulteamete desde mezquitas cercanas, suena exótico i atractivo, especialment al anochecer."

Sí, molt exòtic al capvespre, perquè quan sona a les 5 del matí, si has deixat les finstres obertes perquè passi l'aire, més aviat toca els nassos... jeje

Pepe González ha dit...

jejeje