dimarts, 1 de setembre de 2009

Delicias turcas 1

Debo reconocer que antes de decidir a donde iríamos de vacaciones mis conocimientos de Turquía eran escasos y condicionados por la multitud de estereotipos que has ido acumulando. Es cierto que están algo por debajo en nivel de renta, que la población es mayoritariamente de creencia musulmana como aquí lo es católica, pero también que es un país moderno con un enorme potencial y con una energía que hace tiempo que no veo por aquí.
Su atractivo turístico nada tiene que envidiar a ningún país europeo:
La Capadocia es una región de un enorme atractivo que no se parece a nada.
En la costa del Egeo hay más yacimientos greco-romanos que en cualquier otro país del Mediterráneo y además en excelente estado.
Istambul es una gran urbe europea que aguanta la comparación con cualquiera de las grandes capitales continentales incluidas Londres i París.
La grandeza impresionante de Santa Sofía, 1500 años después de su construcción, aguanta impertérrita el paso del tiempo.
12 días de viaje, un desgaste importante en las suelas de las sandalias, un guía ilustrado y algunas horas de lecturas sobre la historia y la realidad actual turca han cambiado absolutamente mi visión.
Hoy, tras un contacto necesariamente superficial que se ha limitado a la epidermis, me siento más cerca. Ellos forman parte también de la patria común mediterránea.