diumenge, 25 d’abril de 2010

Amigo


Tantos años hablando de amistad creyendo que era cierto , tanto, que quise traducir tus sentimientos a mís códigos éticos: lealtad, compañerismo, complicidad... ¿hay algo más profundo?
Pero llega la resaca del lunes y algo se rompe y te das cuenta que, quizás, aun coincidiendo en las palabras, no estábamos hablando de lo mismo.