diumenge, 17 de maig de 2009

Mélodies hébraïques

Desde hace decadas Maurice Ravel es uno de mis compositores preferidos. Me gustan especialmente las pequeñas canciones acompañadas sólo al piano e inspiradas en músicas populares.
Dos pequeñas canciones Kaddish y L’énigme eternelle agrupadas con el titulo genérico de Mélodies hébraiques me han perseguido toda la vida. La culpa la tiene en parte la “mezzo” norteamericana Federica von Stade, su versión de les canciones de Ravel me encanta. El vinilo estaba absolutamente desgastado.
El cambio tecnológico al CD me llevó a una busqueda desesperada no resuelta, que internet tampoco soluciona: sólo se editó en vinilo, no está en ningun archivo conocido.
La busqueda me ha llevado ha escuchar versiones de decenas de sopranos y mezzosopranos, pero no es lo mismo, nadie iguala el recuerdo de Federica... y el vinilo esta ya irrecuperable.
Hoy, no sé muy bien por qué, he escuchado una versión completamente distinta en la voz de del baritono José Van Dam, me ha gustado, especialmete el Kaddish, le va bien la voz potente y casi de bajo de Van Dam, que le da caràcter de ritual y te conecta, desde la complicidad, con la parte más ancestral y mas auténtica de la cultura hebrea.
Mientras no encuentre la versión de la Von Stade aprenderé a disfrutar con Van Dam.