divendres, 29 de maig de 2009

Y además son estúpidos

Que la pederastia y el abuso de menores es una constante entre el clero católico es algo comunmente aceptado.
Que el celibato es una fuente de perversiones sexuales consentidas, mientras el sexo sano entre adultos es pecado, forma parte del manual.
Que históricamente la iglesia ha sido refugio de pervertidos i enfermos sexuales es algo que ya sabemos todos.
Que la jerarquia ha sido condescendiente con estos comportamientos (probablemente compartidos) está sobradamente documentado.
Lo que me resulta nuevo es la estupidez: ¿es necesario justificar la pederastia para atacar el aborto?. Ahora ya no son sólo corruptos además son estúpidos.