diumenge, 21 de març de 2010

Senyals interrogades amb ''' apòstrofs

¿No sé si en la respuesta inesperada el fallo es la señal o el objetivo?
Cual es la duda:
Ser subversivo o el acto clandestino?
La esencia de los hechos, la reacción imprevista o la presión?
Renunciar o proteger la convicción del control telefónico, del entorno, de ti?
Y cual l’alternativa:
Reiniciarse en otro planteamiento? transformarse? abrir paréntesis? encauzar lo que ha llegado demasiado lejos? olvidarse de Saeko? renunciar al derroche?
Se pueden poner límites cuando se han superado las distancias, los pudores, los pecados, las desconfianzas, las barreras epidérmicas, físicas y mentales, los sentimientos de culpa, las justificaciones?
No era ese el juego?
Hay mayor privilegio que l’absoluta libertad?
Las señales tienen un objetivo y las cicatrices un proceso no siempre previsible.
El riesgo, y d’eso sé, es que las distancias se hagan irreversibles.